Blogia
Sostenibilidad & Mantenimiento/ Sustentability & Maintenance/ Sostenibilità & Manutenzione (S&/\/\)

¡FIN DEL MANTENIMIENTO!

Por Luis Felipe Sexto

No es la primera vez que alguien comenta, como muy esperanzado, en la posibilidad de disponer de tecnologías donde el concepto de mantenimiento desaparezca. Incluso hay quienes consideran que los días del mantenimiento están contados, si no en toda su expresión, al menos en algunas de sus formas conocidas. Una vez pregunte en una planta de procesamiento de níquel cuánto tiempo se podría seguir produciendo si todo el personal de mantenimiento se fuera de vacaciones y las respuestas se movieron en estimaciones entre unas pocas horas y algunos aseguraron que serían sólo minutos…

Sabemos al dedillo que, en general, podemos dividir cualquier componente, activo, sistema en reparable o no reparable. De modo que pensar en prescindir del mantenimiento significa, en gran medida, la extinción de los sistemas reparables. ¿Para qué mantenimiento si ya no hay nada que mantener? ¿Cómo podemos lograr un propósito tan atractivo? Ah, si todos los sistemas son no reparables, significará entonces que no habrá oportunidad de corregir fallos, y esto a su vez nos está diciendo que su confiabilidad tendrá que ser muy elevada para poder brindar seguridad en que se cumplirán las funciones requeridas.

 Estoy totalmente de acuerdo en enterrar al mantenimiento, e incluso en despedir su duelo. Lo único  —nimio detalle— que para que ello suceda, primeramente tendríamos que hacer desaparecer a los procesos de destrucción, a los errores humanos, y a los costos muchas veces inadmisisbles e insostenibles de alcanzar el cumplimiento de funciones a pura confiabilidad.    Aún sin hacer uso de un activo se necesita mantenerlo o sufrirá posibles pérdidas de funcionalidad y fallos ocultos.

 Mantenimiento mantiene funciones y no elementos físicos. Aún si un sistema es no reparable, usted deberá planificar su rotación y sustitución para evitar o corregir fallos funcionales. Eso es mantenimiento. En un ejemplo sencillo de la vida: una lámpara común es un componente no reparable, no obstante cumple alguna función de iluminación y si la bombilla falla, hay un fallo funcional y usted tiene que restaurarla: eso será siempre mantenimiento. Quieralo o no, no se puede desentender del mantenimiento, no importa que invoque al Olimpo o que haga como el avestruz.  Igual seguirá estando ahí. O lo aplica consecuentemente o se hace aliado o usted pierde. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres