Blogia
Sostenibilidad & Mantenimiento/ Sustentability & Maintenance/ Sostenibilità & Manutenzione (S&/\/\)

JURAN SE HA IDO... GOODBYE TEACHER!

JURAN SE HA IDO... GOODBYE TEACHER!

Por Luis Felipe Sexto

"Si yo hubiera sabido que iba a vivir este tiempo -dijo una vez Joseph Juran, el Padre de la Calidad-, habría cuidado mejor mi cuerpo." Con 103 años ese cuerpo se apagó serenamente, el pasado 28 de febrero de 2008 en su casa de Rye, New York.

Juran, rumano nacionalizado estadounidense, nos acompañó por más de un siglo y dejó una obra profunda e imperecedera, se bajó del tren confiado que podía dejarnos continuar sólos en este viaje finitamente infinito que es la vida. Anciano y deteriorado por los años y las limitaciones de la vejez, trabajaba junto a uno de sus familiares, en las ideas básicas de lo que conscientemente sería su último libro. Su nieto, David Juran, tendría, y tiene, el encargo, el desafío moral y de pensamiento, y sobre todo el privilegio, de una vez fallecido Juran, desarrollar y dar forma definitiva a esas ideas. 

Pecaría siempre de repetitivo, y a la vez de incompleto, si tratara de reproducir los hitos que se pueden identificar en la extensa vida de está leyenda de la Calidad. Más de setenta años trabajando activamente en el tema de la gestión y la dirección de la calidad es, probablemente, un record difícil de igualar. Si me pidieran mencionar sus resultados más universales y valederos no dejaría de resaltar, por ejemplo, el concepto tan socorrido hoy de Capacidad del Proceso, inventado o reinventado por Juran en 1926; o el tan universalmente conocido Principio de Pareto, establecido por Juran en 1937; o la primera edición, en 1951,del Juran’s Quality Control Handbook, y que hoy ha llegado ya a su quinta edición, ganandose la etiqueta de biblia de la calidad. Podríamos agregar, su libro Managerial Breakthrough, publicado en 1964, y cuyas ideas derivaron en loque hoy es six sigma y el resto las iniciativas de mejoras sin precedentes de la calidad que se conocen en el mundo. No podría quedar fuera la famosa trilogía de Juran, aparecida en 1986, y que establece y define la esencia de los tres procesos fundamentales para gestionar la calidad: planificación, control y mejora.

Vale decir, que a juicio de Juran, six sigma no propone nada nuevo a lo que ya existía, así como que la visión de ISO 9000 es carente de elementos decisivos para aspirar a resultados de alto vuelo: por ejemplo, liderazgo de la alta dirección, formación para gestionar la calidad, participación y empowerment de la fuerza de trabajo, metas de calidad en el plan de negocios, una revolucionara tasa de mejoras en calidad... Los requisitos de la ISO 9001 son a su jucio positivos porque establecen cierto orden y condiciones mínimas, pero de aquí no se deduce que sean suficientes para garantizar el liderazgo en calidad y menos aún que una empresa certificada pueda tener mejores resultados y productos que una que no está certificada.

La claridad y fortaleza de las ideas de Juran, parten de su experiencia vital. Fue uno de los protagonoistas, junto a Deming y sin que la vida los llevará a trabajar juntos, de la Revolución Japonesa de la Calidad, uno de los sucesos económicos y políticos más importantes del siglo XX, y que obligó a modificar el modo en que se entendía la producción y el mercado. Por ello, también Juran recibió en reconocimento la Orden del Tesoro Sagrado de Japón, y lo más importante para él, el reconocimiento y el cariño de los japoneses a su contribución.

Fue siempre inquieto y hombre de trabajo, le gustaba escribir, enseñar, trasmitir, investigar, fue ingeniero, consultor freelance, maestro, divulgador. El calificativo que resume en toda su magnitud la figura de Juran es aquel como lo presentaron una vez en una conferencia de la ASQ: el presentador ante la inmensidad del curriculum de aquel que le correspondía el espacio, decidió sabiamente dirigiéndose al auditorio: señores a continuación los dejo con el Maestro (the teacher).  Nunca le gustó el protagonismo ni la propaganda de sus ideas con ánimo comercial. En 1996, le pidieron permiso para crear en la India un premio que estímulara a los dirigentes de ese país en su labor. Juran sólo exigió una condición: su nombre sólo podía estar asociado con una organización sin fines de lucro. La selección para el premio es realizada por la Cámara de Comerciantes de la India, y el premio se denomina IMC Juran Medal.  

Su obra queda perpetuada y desarrollada hoy a través de cientos de artículos y conferencias, decenas de  libros, algunos traducidos al menos en 12 idiomas y de la obra del Juran Institute, fundado por el propio Juran en 1979. Su recuerdo, queda en todos aquellos que lo conocieron, sea directa o indirectamente y de las nuevas generaciones que aún están por descrubirlo, como una vez lo descubrí yo, hace unos 10 años y nunca más he podido prescindir de la compañia de sus ideas y su obra. Soy, podría decirse, uno de los tantos herederos anónimos que le debe tanto a un hombre al que jamás conocí fisicamente, aunque si en espíritu y letra. Ese hombre al que he intenatdo homenajear, es quien más ha hecho en contribuciones y en tiempo dedicado por agregar la condición humana a la gestión de la calidad, en contraposición con todos aquellos que solo creyeron o creen en las "técnicas" y los "números".  

La calidad para Juran parte del ser humano y se destina al ser humano. Lo fundamental no son los números ni la estadística, ni aún la técnica más sofisticada que este por inventarse, todo lo cual son solo meros instrumentos de la gestión. La esencia está en el involucramiento y en la mejoría de las personas, en la capacidad de planificar, establecer metas de mejorar continuamente no solo los productos, los procesos, sino y fundamentalmente, a las personas. "Mi tarea es contribuir al bienestar de mis semejantes. El hombre es el gran asunto pendiente" -dijo.

Concluyo precisamente con dos consideraciones escritas por el arquitecto de la calidad en su autografía, creo dichas a propósito, para consolar la sensación de vacío que deja su partida.

 "Así que he llegado al final. Cierro este libro con dos mensajes. A aquellos cuyas carreras están en el ámbito de la gestión de la calidad: gracias a su suerte de estrellas. Su campo crecerá extensivamente durante toda su vida, especialmente en tres de nuestros gigantes: las industrias de salud, educación y gobierno. Habrá interesantes oportunidades de innovación y de servicio a la sociedad.

Y para finalizar no se olvida de su seres queridos más próximos:

"Y, a mi querida familia: cuando me haya ido, que no permita que alguien lloré por mí:

 He vivido una vida maravillosa."

 

Goodbye teacher. Descansa en paz, Maestro...

 

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Son los 3 Gurues !!! -

Creo que Demming-Juran-Ishikawa son para la filosofia de la Calidad, lo que Brahma-Shiva-Vishnu son para la filosofia del hinduismo.
Son Gurues porque vinieron a este mundo de defectos en manufactura y mal servicio a enseñarnos una nueva filosofia : La Calidad Total
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres